viernes, 23 de octubre de 2009

Pensalo, sentilo. Votalo.

El voto rosado (Sí a la anulación de la Ley de Caducidad) no se trata de mirar al pasado o de negarnos a avanzar como lo quieren hacer ver algunas personas. Se trata del presente, es hoy que muchas personas de mi generación no saben donde están los cuerpos de su papá o su mamá ni como y con quien murieron.
La muerte de un ser amado, en circunstancias normales, es dolorosa para casi todos. Las personas que tuvimos la suerte de poder estar con nuestro padre o madre en sus últimos momentos (tocándolo, abrazándolo, besándolo) sufrimos su ausencia y a veces sentimos que no puede ser, que es un mal sueño del que voy a despertar, y que va a estar papá o mamá como siempre.
Que puede sentir una persona a la que le secuestraron a la madre o el padre (muchas veces frente a sus ojos) y se lo llevaron y nunca más supo nada al respecto??? Cómo podemos ser tan crueles sus conciudadanos de pedirle que se olvide, que lo deje en el pasado, que mire para adelante!!!
A mi humilde modo de entender el miedo al dolor de encontrarnos con ese horror nos lleva muchas veces a querer negarlo y rapidito pasar la hoja. Para las personas implicadas en la realización de esos secuestros, violaciones, torturas, asesinatos y desapariciones es una bendición nuestra cobardía. Para los hijos, niños absolutamente inocentes de cualquier posible acusación, niños que fueron tales cuando yo también lo era, para ellos no existe esa posibilidad, como no existiría para ninguno de nosotros si hubiesen sido nuestros padres los desaparecidos.
Hoy está en cada uno de nosotros, en vos y en mí la verdadera posibilidad de comenzar a sanar esta herida, de colaborar con un mínimo acto de valor para que ellos y ellas (que están tan vivos como vos y yo) tengan la posibilidad de saber algo de lo que pasó, algo de lo que les quebró la vida y los dejó sin mamá y/o sin papá. A algunos hasta sin identidad.
A mi modo de sentir no lo mueve el deseo de que estas personas sufran o pasen mal. No es la venganza como muchos quieren hacer creer. Me mueve el deseo de que las víctimas directas del terrorismo de estado sientan que ya no lo siguen siendo. Las marcas de su historia, de su carne, nada las podrá borrar, pero está en manos de cada uno de nosotros que sean cicatrices y no heridas abiertas. Me mueve el deseo, también, de no heredarles a las próximas generaciones esta duda, este agujero en la historia.
Lo que pasó, pasó y no se trata de eso. Se trata de interrumpir lo que continúa pasando: la impunidad. Es la única posibilidad de comenzar a vivir en un país donde podamos confiar en la justicia, en la democracia y en el vecino.
Pensalo, sentilo.

Votalo.


"Verdad es lo que se cree de todo corazón y con toda el alma.

¿Y que es creer algo de todo corazón y con toda el alma? Obrar conforme a ello."

Miguel de Unamuno.

No hay comentarios: